domingo, 18 de julio de 2010

Bicentenario de Argentina¡¡

Valiente Negritud




Tarde de Domingo, sentado en el césped de esta plaza, cierro mis ojos y escucho.


Dentro de mí muy dentro, el retumbar de tambores, redobles de tambores…Tambores de mi tierra lejana. Alegría transformada en música, lagrimas por sonrisas, que lindo era cuando toda esta zona: San Telmo, Monserrat, se vestían de Color, allá por Febrero...Carnaval ¡


Contaba mi abuelo, que sus mayores le relataban historias antiguas de nuestra gente. Hace mucho tiempo, cuando esta patria recién nacía, ya los de mi raza hacia tiempo que aquí vivían, los habían traído en barcos portugueses de la lejana Mozambique; allende el mar. Corría el año 1780 y 4.000 de mis hermanos desembarcaban en Montevideo, revisados uno por uno, constatando que no tuviesen deformaciones ó enfermedades los “carimbaban”- la marca a fuego- a los hombres en la pantorrilla ó en las paletas…A las mujeres en las nalgas, luego eran vendidos para amos poderosos, comerciante, terratenientes ó negreros que los llevaban al norte: Santa Fe, Córdoba, Tucumán, Salta y hasta Potosí llevaban a mis hermanos de sangre.


Recuerdo la alegría de mi abuelo cuando nos contaba que el Diablo Blanco tenía miedo,


En el Tucumán habían contado a todos: Blanco, negros, pardos y zambos…Y los negros eran un tercio de todos juntos..Si señor, tenia miedo el Diablo Blanco¡¡


Se trabajaba duro en el ingenio azucarero, algunos no soportaban estar tan lejos de su tierra…El banzo- la fiebre- los abrazaba y los llevaba a la muerte, no era el mal trato ó el trabajo lo que los mataba. Por eso siempre, después de la jornada de trabajo, sonaban los parches.


El tambor nos trasladaba a nuestra tierra…Vuelve a mandar nuestra sangre y el cuerpo recupera la memoria, bailamos, bailamos hasta caer exhaustos;


Em cucuinco cayenca, cayenca sense ubutu- que no se apaga la pena, la muerte esta con nosotros- maman pacence curere, ña come coico- esta muerto, se murió toito… Nuestra música y la memoria era lo único nuestro, el resto era del amo.


Bien parado, sacando pecho, cabeza levantada, como un guerrero, nos decía, a nosotros los muleques- niños-: Esta tierra es libre gracias a grandes hombres, valientes militares, que dieron su vida por ello. Y nuestras familias dieron muchos hombres para que esto fuera posible: Hay medallas y bandos que lo certifican.


Al mando de Pedro Ceballos-el después Virrey- batallaron en Colonia del Sacramento, en Santa Catalina corrieron a los portugueses.


En las invasiones inglesas duro les dieron a los piratas, un moreno llamado José María con la venia del cabildo forma un batallón de 1000 negros libertos y defendieron a Buenos Aires en la segunda invasión


Joaquín Alzaga, esclavo negro defendió con un fusil a su amo Martín de Alzaga en las azotea del Alto…Si Señor¡¡


Sangre negra fecundo los campos de San Lorenzo, Cancha Reyada, Chacabuco, El 7mo y 8 tavo regimiento de negros libertos de Cuyo perdieron 650 hombres en Maipú, al mando del General San Martín…Y aún así lo siguieron hasta el Alto Perú¡¡


El General solía hablarles a los reclutas nuevos: “tienen que pelear fuerte y bien, porque si ganan los realista, los hacen esclavos nuevamente ó los venden por azúcar” Ja, Ja¡¡


Nuestros hermanos negros, manejaban muy bien la bayoneta y al grito:” Toma pa chuca” dejaban el reguero de caídos en batalla. Hubo muchos que se hicieron famosos, por su bravura, pero el más famoso de todos fue un tal Antonio Ruiz, le decían “Falucho” nacido en Bs. As.


Desde las invasiones inglesas, hasta el Alto Perú su sangre regó campos de batalla y pedazos de su cuerpo quedaron de mojones. Y lo mataron, como a un perro lo mataron.


Porque no quiso izar un trapo rojo y amarillo, allá en la fortaleza de Alto Perú, rompió su fusil en el mástil de la bandera y al grito de “Viva Bs. As.” Siete fusiles le dan siete medallas de sangre que se lo llevan a la muerte…


El frío de la noche me saca de la ensoñación y vuelvo a la realidad…Un aullido agorero de un perro y el batir de los parches de una batucada me guían hasta casa, hasta nuestra “Camba Cua”


Que ingrata es esta tierra con sus mártires y héroes de las guerras…Pucha digo: Ni un solo monumento recuerda a los soldados negros¡¡



Girasol





19 comentarios:

mimbre dijo...

Trabajo del Taller literario:
Cada integrante del taller eligio un tema para desarrollar con motivo del bicentenario. Yo elegi a los marginados, para saber de que forma los afecto la independencia de mi pais y que hicieron ellos por ella.
Gracias por sus comentarios...Si¡¡
Osvaldo

Nayuribe dijo...

Hoy también fue el bicentenario de colombia, y en Costa Rica tenemos miles de refugiados colombianos, por lo que se hizo una graaaaan fiesta a la que asistí, pues mi amor es de allá... y tu texto me recordó las lágrimas y la fiesta que vi hoy en aquel lugar.
besitos

Montxu dijo...

Tristemente la historia es relatada por los "ganadores" y por lo general son los más olvidadizos de quienes y gracias a quienes resultaron "ganadores", nada nuevo amigo mío. Abrazo

Carla dijo...

Que buen trabajo de taller.
Es excelente lo que nos has contado. Muy buen vocabulario y haces que uno lo lea sin respirar.

Isabel Estercita Lew dijo...

Muy interesante Osvaldo, esa es la historia que me interesa, no la oficial…

Si la historia la escriben los que ganan,
eso quiere decir que hay otra historia:
la verdadera historia

y sobre todo la de los negros, tan silenciados en nuestro territorio

Besos

Estercita

Lenny dijo...

Excelente entrada mi dulce amigo... un MUY FELIZ DÍA para vos... Gracias por estar siempre ahí, cerquita y dispuesto al abrazo... Te quiero!

Mai Puvin / Lenny

gla. dijo...

¿Por qué no pintan angelitos negros?
Hay tantos porqués en esta vida.
Feliz día del amigo...

Angeles dijo...

Esas calles siguen contando la historia, viví en San Telmo 3 años y ese sonido de tambores sigue presente en mi memoria.
Hermoso tema elegiste, honrar a los Grandes anónimos de nuestra historia.
Gracias Osvaldo por el regalo de tu amistad, han llegado a mi corazón tus letras y dodo tu cariño, acá quedan en mi alma bien guardados.
FELIZ DIA CADA DIA AMIGO.
Besos:)

莊雅和莊雅和莊雅和 dijo...

Say not all that you know, believe not all that you hear.............................................................

Monika dijo...

Osvaldo...!! feliz día del amigo
Un gran abrazo

Mariana dijo...

amigo, me encanta mucho tu blog,lerte es muy bueno.
Aprendo siempre.

Janeth dijo...

Vaya amigo me enternecio tu historia muy buena por cierto, la fiesta del vicentenario en mi pais tambien se dio, y se sigue dando y suenan los tambores, y los desfiles, pero jamas nadie se acuerda de los olvidados, de los "ninguneados", como diria Eduardo Galeano, muy atinado recordarlos a ellos, aquellos heroes aninimos que lucharon por la independencia de nuestros paices

veronica dijo...

hola un gusto para mi tambien conocer tu blog saludos y nos seguimos

Poetiza dijo...

Osvaldo, un buen texto que da gusto leerlo e imaginar. Besos, cuidate amigo.

Estrella Altair dijo...

Oswaldo, gracias por el poema, lo he opuesto en la columna lateral de mi blog.. como detalle de amistad, de esa que nos une mas allá de mares y distancias..

El invierno tambien tiene sus encantos.. .vivelos apasionadamente, y aprovecho para despedirme el viernes parto para el mar.. sabes que mi tierra es de secano, bendita tierra, pero necesito mar y reencuentro con la familia.

Sé feliz..

nos vemos a la vuelta

Kapasulinos dijo...

Hola! Con motivo del segundo aniversario de nuestro blog, queremos regalarte un presente. Pasa a buscarlo al blog del Taller.

Tere. dijo...

Excelente trabajo Osvaldo! me voy pensando profundo...las verdades mas de una vez duelen, como esta.

Un besazo mi querido amigo.
Tere.

Mina dijo...

Siempre es tan interesante leer y conocer parte de la historia de grandes paises...

Querido Osvaldo, mil gracias por tus letras siempre y mil disculpas por no venir antes, he tenido algunas dificultades personales, pero sabes que siempre a un buen amigo se le lleva en el alma..

Besitos

Pamela dijo...

Me dolió en la piel aquello de que los "carimbaban". Me duele en todo el cuerpo el olvido y las injusticias. Vine a ver quién era este señor de Mimbre y qué sorpresa me he llevado, poesía y amor, gran blog.