miércoles, 3 de diciembre de 2008

Soledad, Te necesito


Fruto amargo, hija de un fracaso
lo se, te conozco, estas allí
sobre mi espalda, en un rincón gris
Me preocupas, porque se que has de venir
Y me acompañaras
cuando el silencio se retire
Y la frágil frialdad de mi sombra
se funda en la pared
Cuando los recuerdos, en malón,
golpeen las puertas de mi realidad
Cuando la parca, hiera el aire con su hedor
y mi última lágrima sea dulce dolor
Soledad, te necesito
sentémosos junto a la mesa
alimentarme con tu amargor
Ahora que el amor se fue
ahora que la felicidad lo acompaño
Por el negro camino del adiós
girasol

5 comentarios:

una sonrisa dijo...

Preciosas poesias,triste es necesitarla, pero más triste seria no haberla necesitado nunca!!ya que eso sería no haber conocido el amor.
Gracias por haber visitado mi.. rinconcito, volveré por aquí.

Rossy dijo...

La soledad... a veces es triste, pero también podemos aprender a vivir con ella, y hasta disfrutarla.

Gracias por tus bonitas palabras!

Un beso!

Arantza G. dijo...

Que bien viene a menudo la soledad.
Para mí es la mejor compañera.
Reconozco que a veces me resulta antipática pero las menos.
Gracias a ella, escribo, pienso, sueño, recuerdo, leo...
Gracias a ella, me mantengo serena.
Un cariñoso beso.

Poetiza dijo...

Soledad, mi eterna compañera de madrugadas, inspiradora y complice de mil sueños y versos eternos. Preciosas tus letras, un placer estar aqui. Un beso. Cuidate.

bianca ... dijo...

BELLISIMA POESIA,QUE PARADOJA ...QUERER ESTAR SOLA Y ACOMPAÑADA A LA VEZ ...BIANCA.