domingo, 26 de junio de 2011

Es cierto, tenes vida, siento tu calor¡¡




Atrapabas la atención


De mis años primeros


Pasaba mis manos con devoción


Sobre tus contornos efímeros



Cuanta magia en tu negrura


Mundos nuevos a cada instante


Y te brindabas manzo con holgura


Al irregular trazo galante



Fiel compañero de juego


Tu cuerpo nos diste


Blanca primero, de colores luego


Cuantos tiempos felices nos hiciste



Garabatos que fueron números y letras


Palabras y cuentas más tarde


Poemas y cálculos, orgulloso ostentas


Un corazón y un te quiero, te arden



Miles de preguntas hacerte quiero


Donde van las palabras que se lleva el borrador?


Decime Pizarrón, seme sincero


En que dimensión están, en que aparador



Frente a tu imagen estoy


Mis manos cambian de color


Restos de tiza, recordando voy


Es cierto, tienes vida, siento tu calor ¡



Girasol








17 comentarios:

la chica maravilla dijo...

Jejejeje! ¡Qué imaginación la tuya al ver la vida de una pizarra! Me ha gustado mucho el poema.

Espero que todo esté muuuucho mejor.

Un beso de luz, ¡amigo!

Caro

Camino del sur dijo...

Que lindos recuerdos has traído a mi mente, en frente de un gigante negro con mis dedos de niña intentando dibujar el futuro.

Precioso!!!!!! y si que gran imaginación!!!!


Abrazos y que estes muy bien

María Pilar

Arantza G. dijo...

Recuerdo de un terror escénico cada vez que había que salir a él.
ERan tiempos de infancia, inseguridad y timidez
Besos, un abrazo

Estrella Altair dijo...

Me gusta y me recordó otros tiempos... donde la tiza y la pizarra, estaban tan próximos como ahora el ordenador..

eres un poeta genial..

me gusta..

besos

Adriana Alba dijo...

Felicitaciones por tu espacio, es bello en forma y contenido.

abrazos

Carol dijo...

Merecido y genial homenaje a la pizarra, querido amigo, una pena que tantas palabras y números se perdieran flotando en el aire en una nube de tiza.

Me encantó este poema querido Osvaldo.

Un fuerte abrazo.

Janeth dijo...

Bonita poesia, la pizarra del colegio, luego en la universidad, me acuerdo que tenia una en casa en la que me gustaba hacer las practicas de matematicas, cuantos recuerdo y cuantas cosas de la juventud me traes a la mente con tan solo nombrar el humilde pizarron.....

Angeles dijo...

Qué lindo!!! Hermosos recuerdos, creo que me hubiese ustado seguir a su lado hubo un tiempo en el que quería ser maestra pero me decían que no era conveniente, esas cosas que dicen y cambian el rumbo ..o nos ponen en rumbo.
Me encanto!! Gracias Osvaldo !!un fuerte abrazo de tiza:)

gla. dijo...

La pizarra de mi aula tiene mucha vida...

Angeles dijo...

Paso a escribir en tu Pizarrón:
Gracias Osvaldo Te quiero Mucho!!
Abrazos transoceánicos:)

Tere dijo...

AY DIOS!! siempre hay belleza en tus escritos, me encanto y retrotrajo por un segundo a epocas muuuuuuuuuuuy felices.
Gracias mi querido amigo, siempte estas presente.

Tere.

Daniel dijo...

Bonito escribes...

Con tu premiso iré pasando por aquí.

Te envío mi abrazo.
Dani..

Rayén dijo...

Bellos versos.Lindo homenaje, alegres recuerdos.

Me encanto tu blog.Te sigo.

Muchos saludos!!.

Isabel Estercita Lew dijo...

Que bellos sabés hacer los recuerdos Osvaldo...
Buena pregunta, donde irán las palabras que se lleva el borrador?
Gracias y un beso enorme

Estercita

estrella dijo...

Un placer volver a leerte amigo, como siempre tus escritos tienen ese toque especial que los caracteriza, el de tu pluma, que sabe deslizarse muy bien.
querido amigo Osvaldo estoy de vuelta en mi blog, un poco mas recuperada de mi salud , tal ves no al cien por ciento, pero si con un gran entusiasmo y cariño de compartir de nuevo con los amigos como tu, te dejo un gran abrazo y muchas bendiciones con amor....luz estrella

estrella dijo...

Amigo, gracias por tus palabras en mi blog, tb dejame decirte que mañana viajo fuera del pais por lo que me ausentare unos dias espero ami regreso seguir compartiendo contigo te dejo un abrazo y bendiciones con amor...luz estrella

Carla Kowalski dijo...

Que bello!
Son recuerdos maravillosos!
Ideal para regalárselo a un maestro.